RESEÑA RECUPERADA West End Games y sus juegos

West End Games y sus juegos.

En 1974

Un tal Daniel Scott Palter fundó en Nueva York una empresa que pasaría a ganarse un trocito del corazón de todos los aficionados de la vieja escuela. Estamos hablando de West End Games, que inicio su trayectoria en el campo lúdico, con juegos de tablero y wargames.

Voy a omitir muchos de los años que esta empresa dedico a la creación de dichos juegos y tan solo voy a comentar que en 1984, iniciaron su andadura en la publicación de juegos de rol.

Abrieron la línea con un juego del que muchos guardaran un buen recuerdo y del que a un servidor, siempre le pareció un juego gracioso e interesante, pero al que no le hacía ni chispa de gracia jugar. De hecho jamás lo probé y he de decir que a día de hoy, no me arrepiento.

En efecto, se trata de Paranoia. Juego de rol cómico, que se emplazaba en un futuro cercano ficticio, donde la sociedad era controlada y adoctrinada por el estado y corporaciones, bajo una fachada de benevolencia. Vamos mezclaba muchos elementos de obras de sci-fi  como, 1984, Un Mundo Feliz, o la película Brazil.

El objetivo de Paranoia era divertir a todo el mundo de la mesa, cosa que no siempre ocurría, ya que según experiencias que me contaban, siempre había alguien que salía bastante ‘picado’, de las partidas.

 ¿Y porque ocurría esto?, os preguntaréis aquellos que no conozcáis el juego. Pues sencillamente, porque el juego premiaba y fomentaba a los jugadores para que se pelearan entre ellos, se traicionaran o delatasen al ordenador central, que era el gran ordenador que controlaba ciudad Alfa, hogar de los personajes y que había sido programado para otorgar la felicidad, que era de obligatorio cumplimiento para el ciudadano.

Y es por ese elemento, que el juego no me gusto nunca. Aunque admito que la obra en la que basa toda su ambientación es totalmente de mi agrado.

En 1986,

Y debido a la fuerte competencia con otras casas por los juegos de tablero y wargames (léase TSR), la compañía decidió adquirir la licencia de ‘Los Cazafantasmas’, película que arrasaba en las taquillas de todo el mundo y cuya banda sonora perdurara en los anales de los tiempos, y en lo más profundo del subconsciente, de todos los que vivimos su estreno.

Así nacía Ghostbusters RPG, juego que recibió el premio H.G. Wells, por el novedoso y sencillo sistema de juego creado para él, y que mejor reflejaba el reglamento de las tipicas situaciones de una pelicua de acción. Se trataba del ‘Sistema D6’ y quitando dicho reglamento, poco más se salvaba, así que no me extenderé más en el.

Un año más tarde la compañía adquirió los derechos de lo que durante los proximos dias voy a reseñar. En efecto, se trataba ni más, ni menos que de la famosa franquicia de Star Wars, la cual hacia ya unos años que se había estrenado. El hecho de que no hubiese ninguna nueva película en producción, ni otra línea de merchandising, ayudo mucho a West End y a LucasFilm a aumentar el éxito de la franquicia, pues gran parte del material producido por West End, sirvió como base al señor Timothy Zahn, escritor que contrato Lucasfilm para que llevase a cabo una serie de novelas que pasarían a conocerse como el Universo expandido de Star Wars.

Durante los siguientes 11 años es decir 1987-1998, West End Games, publico la friolera de 74 libros, entre reglas, suplementos de ambientación  y aventuras.

En España, la primera publicación tuvo lugar en 1990 a cargo de la desaparecida Joc Internacional y en posteriores años  tradujeron algunos suplementos y aventuras cortas.

Sin embargo como toda historia, la de West End tomo su ocaso sobre finales del 98, fecha en la que la compañía se declaro en bancarrota. Varios fueron los motivos que les condujeron a ella, desde el auge de los malditos juegos de cartas coleccionables, el poco éxito de líneas de productos como Hercules y Xena, Men in Black Rpg, Thorg o Shatterzone y su continuado apoyo pese a la poca aceptación por parte del público.

A su vez y en época de vacas flacas, basar todo el potencial de éxito de la compañía en un producto licenciado como Star Wars y compañía, no ayudo, pues las licencias se pagan y la compañía no tuvo más remedio que dejar escaparlas poco a poco, incluida entre ellas la de Star Wars.

En 2004

la compañía fue comprada por Eric, J. Gibson. Durante su mandato, intentaron reposicionar el sistema D6 en formato genérico, sin embargo, solo consiguieron una serie de productos desde irregulares a malos con ganas, perdiendo miles y miles de dólares con la línea.

En 2008, anunciaron que el juego de rol ‘Septimus’, que tenían previsto lanzar,  no vería la luz y que debido a la desastrosa situación de la compañía no podían hacerse cargo de las devoluciones de la pre compras.

Meses más tarde un mensaje en los foros de la comunidad de WEG, Eric. J. Gibson anuncio que estaban buscando compradores, sin embargo, semanas después, se retracto diciendo que las negociaciones no habían llegado a buen puerto y que por el momento no se planteaba buscar otro comprador.

Septimus el juego de rol fantasma de WEG, finalmente salio publicado en formato print & demand, aunque un año mas tarde fue liberado gratuitamente y lo poco que quedaba de WEG a sido vendido a diferentes empresas como Precis Intermedia o Ulises Spiele.

Eric J. Gibson, libero también el sistema en formato OGL, a principios del 2009, rebautizándolo como Open D6, sin embargo solo un pequeño esbozo, de una obra inconclusa.

La actual situación de WEG es incierta, aunque todo parece indicar que esta más muerta que viva. Sobre todo tras la imposibilidad de acceder a su web. Sin embargo y conociendo la tortuosa historia de la compañía, ¿Quién da a un moribundo por muerto?….

De momento la licencia de Star Wars, vuelve a las manos de Lucas y soñar es gratis. Por lo pronto me ha servido para realizar una introducción  de una serie de reseñas, que tendrán lugar en los próximos días, sobre el material de Star Wars D6 que Joc publico en España.

¡Que la fuerza os acompañe!

Deja un comentario