RESEÑA RECUPERADA PARTIDA DE ROL La Tumba de Khonis

Este viernes pasado nos volvimos a reunir en torno a la mesa para continuar la campaña de Cormyr en D&D 3.5: Reinos Olvidados.

En esta ocasión acudimos casi todos los integrantes del grupo a la cita exceptuando a Leander y nuestra sesión de juego fue de 20:00 a 02:00 am.

Como sabéis la aventura esta siendo dirigida por Fandon.

Tras averiguar que el templo de Mystra en Wheloon, realmente era un templo de Shar. Conseguimos desmontarles el chiringuito a los impostores, averiguando que estaban secuestrando a canalizadores mágicos y que estos son llevados a un templo, del cual teniamos su ubicación en un mapa,encontrado en una de las sala de los lideres del templo.

Listos y preparados para lo que haga falta.

Tras una sesión de compras, ventas y repartir el motín saqueado en el templo, tomamos el mapa que indica la ruta seguida por los clérigos de Shar hasta el misterioso templo.

Por el camino se ven diferentes ubicaciones, que no sabíamos si eran simples referencias o lugares que los sectarios usan.

Así pues pusimos rumbo a ‘La Tumba de Khonis’. Por el camino fuimos testigos de como un Etin intentaba cazar una manada de pegasos, sin embargo y tras desechar la idea de capturar a alguno, decidimos que era hora de poner fin a la misera vida del Etin.

Chicos naturalidad. ¡Fandon como un niño ante su primer caramelo!

Tras ese pequeño entretenimiento llegamos a un campamento el cual usan los mercaderes para hacer noche. Allí nos tropezamos con dos pintorescos gnomos los cuales nos informaron que unos asaltantes les habían vaciado los carros. Esos asaltantes atacaron en, mira tu por donde, un lugar conocido como ‘La Tumba de Khonis’.

Así, pues hicimos noche en el campamento y al amanecer pusimos rumbo a nuestro destino.

En la tumba esperábamos un lugar épico, reposo de algún antiguo héroe, repleto de tumbas que saquear, y que desilusión lo que encontramos. Un nido infecto de kobolds sombríos, repleto de trampas y que nos las hicieron pasar putas.

Al final, tras un arduo combate en el que un día más, la mala suerte con las tiradas se cebo con los jugadores y alguna discrepancia con las reglas ralentizo demasiado el juego, conseguimos salir indemnes de las malditas ruinas.

Y hasta aquí una partida bastante floja, pero que seguro mejorara en la siguiente.

Deja un comentario